Qué son y qué ventajas tienen los silos metálicos

Los silos metalicos son estructuras dispuestas en vertical y construidas con acero de una gran calidad. Nos sirven para el almacenaje, la conservación y el transporte de diversos tipos de materiales, como, por ejemplo, el carbón.

Son elementos de gran capacidad para el almacenaje, debido, entre otras cosas, a su forma vertical y nos proporcionan una mayor calidad a la hora de almacenar y transportar el carbón, ya que poseen elementos de automatización.

Ventajas de los silos metálicos frente a otros silos

Estos silos poseen un mayor número de ventajas frente a los de bolsa, hormigón, naves u otros. Su automatización en el tratamiento del material supone, al mismo tiempo, un gran ahorro de costes. A continuación, presentamos estas prestaciones.

Silos metálicos, Estructuras Domo

Ventajas frente a silos bolsa

– La descarga del material

Aunque el silo bolsa es más económico, por el tipo de material usado, el primero carece de muchas otras ventajas. Una de ellas es, sin duda, la descarga del material.

En relación con esto, el silo metalizado tiene una mayor capacidad de tonelaje, por su forma vertical, frente al silo bolsa, el cual no suele admitir más de 200 toneladas.

El silo de bolsa, al no poder incorporar un proceso mecanizado, provocará que el carbón se rompa y se termine desperdiciando por el suelo. El silo metalizado, por contra, incorpora la posibilidad de acoplar mecanismos automáticos que desarrollan una gran capacidad para aprovechar al máximo el llenado o vaciado del material, con lo que este no se desperdicia.

– La conservación del material

Los silos bolsa no pueden almacenar, durante un tiempo prolongado, en buenas condiciones de ventilación o temperatura, pues no incorporan un sistema de control que facilite la ventilación adecuada. Así, es aconsejable aquel material que tenga más humedad en silos de metal.

Ventajas frente al almacenamiento en naves

El almacenamiento en naves presenta una serie de desventajas que no tiene el silo metálico. Una de ellas es, sin duda, la peor conservación del material ya que en la nave es frecuente la entrada de moho, roedores, aves e insectos, que terminarán por deteriorar el producto e introducir patógenos.

Requieren más espacio, ya que son estructuras horizontales, por lo demás, bastante costosas de mantener. Las naves, son al mismo tiempo, más caras en su montaje o construcción.

Ventajas frente al almacenamiento en silos de hormigón

Los silos de hormigón suelen necesitar más espacio en horizontal y debe utilizarse una gran cantidad de personal tanto en su construcción como en su posterior tratamiento, lo que se traduce en unos mayores costes.

Al ser rígidos, presentan poca oposición frente a seísmos y requieren una gran estabilidad y capacidad portante del suelo donde han de construirse, siendo más adecuados para espacios pequeños y con menor capacidad de almacenaje.

En los silos de hormigón no es fácil incorporar otros accesorios, como puertas, escaleras… Asimismo, tanto la ventilación como el control de humedad, temperatura y otras condiciones optimas de conservación hacen que sea más conveniente el uso de silos metalicos.

Silo metálico, Estructuras Domo

Conclusiones

El silo de metal es la mejor opción frente a otro tipo de silos.

Posee, al mismo tiempo, una mayor capacidad de almacenaje y transporte, así como un sistema mecanizado que optimiza el tratamiento del material y facilita el traslado.

Su construcción es más barata y menos compleja.

Evita pérdidas cuantiosas del carbón, por su caída al suelo y tiene la posibilidad de incorporar más accesorios. Así que la logística empleada tanto en el almacenamiento como en el trasporte evita grandes costes.

Los silos metalicos son más adecuados para la correcta conservación del carbón y evitan la entrada de humedad excesiva y agentes exteriores, que terminarían por estropear el material que tengamos almacenado o provocar su alteración.

Si, tras leer esto crees que este producto puede adecuarse a tus necesidades, contacta con nosotros y te atenderemos sin compromiso.