Soluciones inteligentes, silos de carbón

Los silos de carbon son contenedores que poseen diferentes formas y capacidades o volúmenes. Pueden encontrarse abiertos o cerrados herméticamente y son utilizados para almacenar una gran cantidad de productos. Entre ellos, el carbón.

Los silos industriales son espacios de almacenamiento de diversos materiales, especialmente en forma pulverulenta, como el carbón, el óxido o el hidróxido cálcico, entre otros. En el caso concreto de este tipo de silos, estos pueden tener diferentes formas y tamaños, según sus volúmenes.

Abiertos o cerrados, estas estructuras tienen volúmenes variados, que van desde los 8 metros cúbicos hasta los 200 metros cúbicos, distribuidos en diferentes alturas y diámetros para que se adapten mejor a las necesidades de todos los clientes.

Por lo general, este tipo de espacios de almacenamiento son abiertos, ya sea en la parte superior del mismo, en la base o en un costado. Si por el contrario son cerrados, la utilización de una válvula de compensación de presión es fundamental para aliviar el vaciado del silo.

Conoce las ventajas y usos de los silos de carbón

El almacenamiento de productos es una acción muy frecuente y en función de los elementos que se almacenan existe una normativa de condiciones técnicas para los silos que garantizan su resistencia gracias a la presión interna y a la que genera el producto almacenado.

Por lo general, poseen aberturas en el extremo superior, en la base o en un lado. Aquellos que se encuentran cerrados herméticamente cuentan con una válvula de compensación de presión en la parte alta para facilitar el vaciado del mismo.

Además, es habitual que las superficies interiores sean lisas y se cubran con cemento vidriado, mezclas sintéticas y resinas, entre otras. La principal finalidad de estos recubrimientos es facilitar el movimiento del producto dentro del silo y además, protegerlo de materiales corrosivos.

Silos de carbón, Estructuras Domo

Otro aspecto importante que hemos de tener muy en cuenta es el nivel de llenado de los silos.

Por este motivo, durante el diseño del mismo se realizan los cálculos necesarios para evitar que durante una explosión se produzcan fuerzas horizontales y verticales sobre sus paredes. Estas fuerzas obtendrán un valor máximo siempre que el recipiente (silo) se encuentre vacío.

Este tipo de almacén es la solución más común para almacenar productos a granel. Un ejemplo de ello es el carbón activo.

De entre todos los tipos de depósitos que existen, el más común es el silo vertical que posee el fondo cónico y está montado sobre una estructura de sujeción. Es habitual que se fabriquen a medida para cada proyecto. Se tienen en cuenta las condiciones meteorológicas, el producto almacenado y las necesidades del cliente que lo solicita.

Tipos de silos

Hay diferentes tipos de silos, dependiendo del producto que se desee almacenar. En el caso de los silos de carbon, algunos son:

– Móviles

Usados para ser transportados de forma sencilla y con una capacidad entre 20 y 80 toneladas.

– Verticales

Construidos comúnmente con forma cilíndrica y hechos de hormigón, cemento, acero… Poseen un fondo cónico y una estructura de soporte en la base. Es el silo más común y el origen del diseño se atribuye al científico estadounidense Franklin Hiram King. Estos silos tienen en la parte superior un aparejo mecánico para realizar la carga y descarga.

– Horizontales

En caso de que no haya suficiente espacio para el vertical, éste es una buena opción. Los horizontales suelen constar de un sistema de extracción mecánica.

Tipos de silo en función del material de construcción utilizado

En la actualidad destacamos diferentes materiales y acabados como:

  • Acero al carbono.
  • Acero inoxidable.
  • Poliéster.

Volúmenes o capacidades de silos disponibles en el mercado actual

Existe una amplia variedad de volúmenes disponibles. Los tamaños varían de 8 a 200 m3 y poseen diferentes diámetros y alturas. Además, están fabricados de una sola pieza. De esta manera, se facilita el transporte y su instalación.

silos almacenamiento carbon, Estructuras Domo

Es necesario que tengamos presente que los almacenes de calidad deben estar equipados con los elementos necesarios para su correcto uso.

Alguno de estos elementos son los siguientes,

Escalera de acceso a la zona superior del depósito que cuente con jaula de protección y plataforma en la que poder descansar.

Barandilla perimetral

Filtro de mangas.

Válvula de sobrepresión – depresión.

Detectores de nivel y boca de apertura fácil para poder realizar inspección visual.

Algunos clientes solicitan un sistema de pesaje que permite observar en cualquier momento el producto que queda. De esta manera, se controla perfectamente el consumo horario.

Nivel de carbón en silos de almacenamiento en altos hornos

Una acción muy importante en la producción de hierro es la inyección de carbón en los altos hornos. La producción y calidad del hierro puede verse muy afectada por los fallos en el ajuste continuo del carbón. Por este motivo, es necesario que conozcamos la cantidad real de carbón que se encuentra disponible en el silo. Si el nivel desciende, se podrá rellenar a tiempo. Con el objetivo de conocer y determinar el nivel exacto de carbón, se instala un detector de límite que posee una horquilla vibratoria en el silo. También es habitual que, en vez de con la horquilla, cuente con un sensor de nivel ultrasónico.

5 Ventajas de los almacenajes 

La construcción y salvaguarda del material en un silo tiene varias ventajas como por ejemplo,

  1. Permite prevenir y tener flujo continuo del material que se desea guardar.
  2. Lo protege de diversos agentes externos.
  3. Facilita que se adapte a cualquier material y construirse de acuerdo a las necesidades del cliente.
  4. Su estructura permite ahorrar espacio.
  5. No se requiere de mucho mantenimiento.

¿Cómo se construyen los silos? 

Tienen la finalidad de guardar y proteger el material que contienen. Por eso pueden construirse utilizando diferentes materiales, eso sí, manteniendo características comunes a la hora del levantamiento, como las superficies interiores lisas y recubrimientos como resinas, mezclas sintéticas o cemento vidriado. Otros materiales son el acero inoxidable, el carbono o el poliéster.

Partes básicas y de seguridad en la construcción de un silo

Deben tener dentro de sus consideraciones generales algunos elementos para su uso correcto y seguro:

– Barandilla perimetral con un rodapié, una parte fundamental para salvaguardar al operador del silo.

– Una escalera para acceder al depósito en la parte más alta, además de una plataforma de descanso, esta sirve para ver el material desde la parte superior.

– Una válvula de depresión y sobre presión, este elemento ayuda a aliviar la presión que pueda acontecer dentro del silo.

– Un filtro de mangas, este elemento separa los sólidos de los gases para que no se contamine el contenido del silo.

– Válvula de corte en el tubo de carga, sirve para obtener el material sin necesidad de que se corte el suministro.

– Por último, unos detectores y boca para la fácil apertura y realización de una inspección visual.

Una parte importante que tienen, en muchos casos a petición expresa del cliente, es el sistema de pesaje, el cual detecta el nivel de producto que hay en el silo. Esto permite realizar previsiones y controlar la planificación del material almacenado.

Los silos, nacidos para guardar el grano, han ido adaptando su diseño para almacenar muchos materiales, como los industriales o incluso militar, como misiles y en el caso de los silos de carbón. Esto habla de una adaptación constante a las necesidades de los clientes y la naturaleza de sus empresas y actividades.

Finalmente, será necesario que valoremos las necesidades reales para elegir los silos de carbon que más se ajusten a las características que demandamos por lo tanto, si necesitas de este tipo de almacenamiento, no dudes en contactar con nosotros y te ayudaremos en todo.