PRENSA

Lo más reciente


www.portalminero.com
15 de febrero de 2016

Descargar PDF


www.mineriatotal.cl
15 de febrero de 2016

Descargar PDF


www.portalminero.com
15 de febrero de 2016

Descargar PDF


www.sutmin.cl
18 de febrero de 2016

Descargar PDF


www.aminera.com
18 de febrero de 2016

Descargar PDF


www.portalminero.com
9 de octubre de 2015

Descargar PDF

Lo más destacado

ENTREVISTA DE LA AGENCIA EFE

2 de febrero de 2009

¿Desde cuándo en el mundo?
En EEUU desde 1980 y en España desde 1991.
Aunque en Estados Unidos se cuentan a cientos, en nuestro país hemos construido ya unas 30 estructuras para el sector industrial, 2 para depósitos de agua y una para el sector de la arquitectura que es la cúpula de Centro Cultural Oscar Niemeyer. Nuestra única competencia en Europa proviene de Francia, aunque nuestra actividad en este sector es más importante que la de la empresa francesa porque tenemos proyectos además de en España en el resto de Europa (Portugal, Polonia, Bulgaria, Letonia), en África (Egipto, Angola, Guinea, Marruecos) y en Asia (Turquia,…..)

¿Sistema pionero en España?
Por supuesto que es un sistema pionero en España.
Su existencia cubre necesidades de almacenamiento, sobre todo de productos alterables por cambios de temperatura como pueden ser los cereales, azúcar, agua, cemento, carbón y otras materias primas.
Su utilización en Norteamérica se ha ampliado, además, a desarrollos arquitectónicos como polideportivos, estadios, edificios religiosos, auditorios, complejos de ocio e incluso vivienda. La resistencia de estas construcciones a los fenómenos atmosféricos es también reseñable: nadie ha olvidado que el estadio Superdome de Nueva Orleáns se convirtió en el principal refugio de los damnificados del huracán Katrina.
Destaremos a continuación las ventajas de este sistema:
-Posibilidad de grandes luces sin apoyos intermedios.
-Láminas de hormigón conformadas por superficies de simple o doble curvatura, lo que otorga a la bóveda un excelente comportamiento frente a cargas puntuales y distribuidas. Esto mejora la respuesta ante los fenómenos sísmicos, atmosféricos y otras eventualidades naturales.
-La posibilidad de incorporar espuma de poliuretano en el proceso de construcción optimiza el aislamiento térmico del interior y se reduce la posibilidad de fenómenos de condensación.
-Además, la membrana exterior es por sí misma impermeable, lo que refuerza la capacidad impermeabilizadora del poliuretano.
-La estética mejora el impacto ambiental tanto en los conjuntos industriales a los que se incorporan como en los arquitectónicos.
-Su forma mejora el aprovechamiento del volumen interior y es posible su llenado total.
Y por último una ventaja económica muy importante:
-Menor inversión por mejor aprovechamiento de la superficie ocupada y por la rapidez en su ejecución.

¿Proceso constructivo?
El proceso es sencillo: El sistema consiste en la realización de una lámina de hormigón que se lleva a cabo mediante la utilización de una membrana de PVC como encofrado. Dicha membrana se hace rígida desde el interior mediante espuma de poliuretano o por aplicación de pintura, capas de mortero y arcilla expandida. Esta estructura mixta semirrígida actuará como soporte para la construcción de la estructura de hormigón que constituye el domo. Sobre la membrana ya rígida, y siempre desde el interior, se ejecuta el proceso de colocación de armaduras de acero y la proyección de capas de hormigón de hasta cuatro centímetros de espesor cada una.
La membrana exterior puede tener el color que se necesite.

¿Impacto medioambiental, contaminación?
Estas estructuras se pueden clasificar como medioambientales
-Se suprime la emisión de polvo.
-Se elimina la contaminación térmica y acústica.
-Su estética mejora el aspecto de los entornos donde se implantan.

RESÚMENES DE PRENSA SOBRE LA CONSTRUCCIÓN DEL CENTRO CULTURAL “OSCAR NIEMEYER”

revistadearte
www.revistadearte.com
22/03/2011

DOMO realiza la cúpula de Niemeyer
Por María Jesús Burgueño

DOMO, la técnica española detrás de la cúpula del Edificio Museo del Centro Cultural Niemeyer en Avilés.
La firma madrileña, única de sus características, es capaz de construir cúpulas de gran tamaño en hormigón armado, trabajando desde el interior y en poco más de dos meses.
Con 20 años de historia y más de 30 construcciones, DOMO colaborará con Niemeyer en sus próximos proyectos internacionales.
Óscar Niemeyer no se lo creyó. En su estudio algo no cuadraba: una empresa de ingeniería española llamada Estructuras DOMO se comprometía a levantar la cúpula del Centro Cultural Niemeyer en Avilés, de 55 metros de diámetro y 18 de alto, en apenas dos meses y trabajando únicamente desde el interior de la construcción. Tras diversas visitas a la sede madrileña de DOMO, su técnica constructiva convenció a los responsables de proyecto y al propio arquitecto brasileño, galardonado con el premio Pritzker y el premio Príncipe de Asturias de las Artes.

DOMO cumplió lo prometido, reduciendo sensiblemente el plazo de ejecución convencional y ahorrando importantes costes de ejecución.
Este es el final de la historia del primer edificio construido para el Centro Cultural, pensado para albergar un museo, y que será inaugurado el próximo 26 de marzo. Sin embargo, también es el principio de una nueva aventura: DOMO estará en el próximo diseño de Niemeyer, el Puerto de la Música de Rosario (Argentina), entre otros proyectos arquitectónicos y de ingeniería industrial.
Este sistema constructivo se vio por primera vez en España en 1992, después de haber probado su eficacia en Estados Unidos. En 1995, gracias al impulso de sus directores, DOMO comenzó a trabajar con esta técnica en proyectos de relevancia, fundamentalmente vinculados a la industria del cemento. La experiencia logró que perfeccionaran el proceso hasta el punto de convertirse en la única empresa a nivel mundial capaz de encargarse del diseño, ingeniería y construcción al mismo tiempo.
Su única competencia, actualmente, es una empresa radicada en EE.UU.
Con los años, DOMO ha consolidado un servicio constructivo aplicable para cualquier edificación que requiera una gran luz: desde almacenes industriales o bodegas hasta proyectos arquitectónicos de gran formato, como museos o auditorios.

Construcción desde el interior
La particular técnica de DOMO es incluso más sorprendente que el corto espacio de tiempo que se requiere para montar una cúpula. La construcción comienza con un producto textil: una tela presurizada de PVC de gran resistencia que ocupa todo el perímetro de la construcción. Una vez anclada la estructura de cimentación, se insufla aire en su interior mediante equipos mecánicos hasta lograr que la membrana adquiera la geometría final de la cúpula.
Sólo resta trabajar con el hormigón. Siempre desde el interior de la construcción y gracias a un proceso continuo y evolutivo, se disponen en diferentes fases las capas de hormigón. El trabajo se realiza mediante la técnica de proyección y armaduras de acero hasta alcanzar los espesores requeridos.
El exterior puede quedar recubierto por el PVC, disponible en una amplia gama de colores, o en un acabado de hormigón, una vez removida la membrana.
Con este procedimiento disminuye el impacto ambiental de la obra: al trabajar siempre desde el interior se reduce la contaminación acústica y la emisión de polvo a la atmósfera.
Una construcción rápida que genera, además, una cantidad mínima de residuos en el entorno de la obra.

Ventajas
El sistema es rápido, sencillo y ahorra costes, lo que convierte a estructuras DOMO en una solución competitiva con los sistemas convencionales. La singularidad de DOMO no acaba aquí: la membrana de poliuretano y demás materiales que se incorporan en el proceso de construcción, garantiza impermeabilidad y supone un buen aislante térmico y acústico.
Resultan estructuras con una gran estabilidad y resistencia a los fenómenos de alta agresividad. Estas propiedades han convertido a DOMO en una solución adecuada para silos donde almacenar materiales o productos a altas o bajas temperaturas. A lo largo de sus 20 años de trayectoria profesional, la empresa ha construido una treintena de instalaciones de este tipo para almacenar clincker, el principal componente del cemento, agua y cereales, entre otros productos.
Junto a esta vertiente industrial, las estructuras DOMO han empezado su camino en el sector de la arquitectura de la mano de Niemeyer. Su superficie de doble curvatura tiene un comportamiento óptimo frente a cargas puntuales y distribuidas, por lo que no simplifica la tipología de cimentación que se requiera. Además, la estructura permite que se abran huecos en cualquier punto de la bóveda con la geometría que se precise. El sistema también maximiza el aprovechamiento del espacio interior y permite construcciones en gran formato, con cúpulas que pueden superar los 120 metros de diámetro. La técnica DOMO admite su ubicación bajo tierra o sobre una superficie ya construida, por ejemplo para cubrir un auditorio o una plaza de toros.
Quizá, arquitecto y técnica constructiva estaban condenados a encontrarse. Como asegura el propio Niemeyer: “No es la línea recta la que me atrae, dura, inflexible, creada por el hombre. La que me atrae es la curva libre y sensual. La curva que encuentro en las montañas de mi país, en la sinuosidad de sus ríos, en las nubes del cielo y en las olas del mar. De curvas está hecho el universo, el universo curvo de Einstein”.


www.ecoconstrucción.net
25/03/2011

Técnica española en la cúpula del Centro Cultural Niemeyer de Avilés
Tras diversas visitas a la sede madrileña de la empresa Estructuras Domo, su técnica constructiva convenció a los responsables de proyecto y al propio arquitecto brasileño, galardonado con el premio Pritzker y el premio Príncipe de Asturias de las Artes.
Domo cumplió lo prometido, reduciendo sensiblemente el plazo de ejecución convencional y ahorrando importantes costes de ejecución.
Este es el final de la historia del primer edificio construido para el Centro Cultural, pensado para albergar un museo, y que será inaugurado el próximo 26 de marzo. Sin embargo, también es el principio de una nueva aventura: Domo estará en el próximo diseño de Niemeyer, el Puerto de la Música de Rosario (Argentina), entre otros proyectos arquitectónicos y de ingeniería industrial.
Con los años, Domo ha consolidado un servicio constructivo aplicable para cualquier edificación que requiera una gran luz: desde almacenes industriales o bodegas hasta proyectos arquitectónicos de gran formato, como museos o auditorios.
La particular técnica de Domo es incluso más sorprendente que el corto espacio de tiempo que se requiere para montar una cúpula. La construcción comienza con un producto textil: una tela presurizada de PVC de gran resistencia que ocupa todo el perímetro de la construcción. Una vez anclada la estructura de cimentación, se insufla aire en su interior mediante equipos mecánicos hasta lograr que la membrana adquiera la geometría final de la cúpula. Sólo resta trabajar con el hormigón. Siempre desde el interior de la construcción y gracias a un proceso continuo y evolutivo, se disponen en diferentes fases las capas de hormigón. El trabajo se realiza mediante la técnica de proyección y armaduras de acero hasta alcanzar los espesores requeridos.
El exterior puede quedar recubierto por el PVC, disponible en una amplia gama de colores, o en un acabado de hormigón, una vez removida la membrana. Con este procedimiento disminuye el impacto ambiental de la obra: al trabajar siempre desde el interior se reduce la contaminación acústica y la emisión de polvo a la atmósfera. Una construcción rápida que genera, además, una cantidad mínima de residuos en el entorno de la obra.
La membrana de poliuretano y demás materiales que se incorporan en el proceso de construcción, garantiza impermeabilidad y supone un buen aislante térmico y acústico. Resultan estructuras con una gran estabilidad y resistencia a los fenómenos de alta agresividad.


www.ciberperfil.com
24/03/2011

Domo en el Centro Cultural Niemeyer en Avilés
Óscar Niemeyer no se lo creyó. En su estudio algo no cuadraba: una empresa de ingeniería española llamada Estructuras Domo se comprometía a levantar la cúpula del Centro Cultural Niemeyer en Avilés, de 55 metros de diámetro y 18 de alto, en apenas dos meses y trabajando únicamente desde el interior de la construcción. Tras diversas visitas a la sede madrileña de Domo, su técnica constructiva convenció a los responsables de proyecto y al propio arquitecto brasileño, galardonado con el premio Pritzker y el premio Príncipe de Asturias de las Artes. Domo cumplió lo prometido, reduciendo sensiblemente el plazo de ejecución convencional y ahorrando importantes costes de ejecución.
Este es el final de la historia del primer edificio construido para el Centro Cultural, pensado para albergar un museo, y que será inaugurado el próximo 26 de marzo. Sin embargo, también es el  principio de una nueva aventura: Domo estará en el próximo diseño de Niemeyer, el Puerto de la Música de Rosario (Argentina), entre otros proyectos arquitectónicos y de ingeniería industrial.
Este sistema constructivo se vio por primera vez en España en 1992, después de haber probado su eficacia en Estados Unidos. En 1995, gracias al impulso de sus directores, Domo comenzó a trabajar con esta técnica en proyectos de relevancia, fundamentalmente vinculados a la industria del cemento. La experiencia logró que perfeccionaran el proceso hasta el punto de convertirse en la única empresa a nivel mundial capaz de encargarse del diseño, ingeniería y construcción al mismo tiempo. Su única competencia, actualmente, es una empresa radicada en EE.UU.
Con los años, Domo ha consolidado un servicio constructivo aplicable para cualquier edificación que requiera una gran luz: desde almacenes industriales o bodegas hasta proyectos arquitectónicos de gran formato, como museos o auditorios.

Construcción desde el interior
La particular técnica de Domo es incluso más sorprendente que el corto espacio de tiempo que se requiere para montar una cúpula. La construcción comienza con un producto textil: una tela presurizada de PVC de gran resistencia que ocupa todo el perímetro de la construcción. Una vez anclada la estructura de cimentación, se insufla aire en su interior mediante equipos mecánicos hasta lograr que la membrana adquiera la geometría final de la cúpula.
Sólo resta trabajar con el hormigón. Siempre desde el interior de la construcción y gracias a un proceso continuo y evolutivo, se disponen en diferentes fases las capas de hormigón. El trabajo se realiza mediante la técnica de proyección y  armaduras de acero hasta alcanzar los espesores requeridos.
El exterior puede quedar recubierto por el PVC, disponible en una amplia gama de colores, o en un acabado de hormigón, una vez removida la membrana.
Con este procedimiento disminuye el impacto ambiental de la obra: al trabajar siempre desde el interior se reduce la contaminación acústica y la emisión de polvo a la atmósfera. Una construcción rápida que genera, además, una cantidad mínima de residuos en el entorno de la obra.


www.construarea.com
25/03/11

Particular técnica de construcción de la cúpula del Centro Cultural Niemeyer, en Avilés
La empresa de ingeniería española Estructuras Domo ha sido una de las grandes protagonistas en el proyecto de construcción de la cúpula del Edificio Museo del Centro Cultural Niemeyer en Avilés, que se inaugura el domingo. La firma levantó dicha cúpula, de 55 metros de diámetro y 18 de alto, en apenas dos meses y trabajando únicamente desde el interior de la construcción. Ello contribuyó sensiblemente en la reducción del plazo de ejecución convencional y en el ahorro de costes.

Cúpula del Centro Cultural Niemeyer
La particular técnica de Domo es incluso más sorprendente que el corto espacio de tiempo que se requiere para montar una cúpula. La construcción comienza con un producto textil: una tela presurizada de PVC de gran resistencia que ocupa todo el perímetro de la construcción. Una vez anclada la estructura de cimentación, se insufla aire en su interior mediante equipos mecánicos hasta lograr que la membrana adquiera la geometría final de la cúpula.
Sólo resta trabajar con el hormigón. Siempre desde el interior de la construcción y gracias a un proceso continuo y evolutivo, se disponen en diferentes fases las capas de hormigón. El trabajo se realiza mediante la técnica de proyección y armaduras de acero hasta alcanzar los espesores requeridos.
El exterior puede quedar recubierto por el PVC, disponible en una amplia gama de colores, o en un acabado de hormigón, una vez removida la membrana. Con este procedimiento disminuye el impacto ambiental de la obra: al trabajar siempre desde el interior se reduce la contaminación acústica y la emisión de polvo a la atmósfera. Una construcción rápida que genera, además, una cantidad mínima de residuos en el entorno de la obra.

Ventajas
El sistema es rápido, sencillo y ahorra costes. Por otro lado, la membrana de poliuretano y demás materiales que se incorporan en el proceso de construcción, garantiza impermeabilidad y supone un buen aislante térmico y acústico. Resultan estructuras con una gran estabilidad y resistencia a los fenómenos de alta agresividad. Estas propiedades han convertido a Domo en una solución adecuada para silos donde almacenar materiales o productos a altas o bajas temperaturas.


www.structuralia.com
24/03/2011

Centro Cultural Oscar Niemeyer, en Avilés
A lo largo de sus 20 años de trayectoria profesional, la empresa ha construido una treintena de instalaciones de este tipo para almacenar clincker, el principal componente del cemento, agua y cereales, entre otros productos.
Junto a esta vertiente industrial, las estructuras Domo han empezado su camino en el sector de la arquitectura de la mano de Niemeyer. Su superficie de doble curvatura tiene un comportamiento óptimo frente a cargas puntuales y distribuidas, por lo que no simplifica la tipología de cimentación que se requiera. Además, la estructura permite que se abran huecos en cualquier punto de la bóveda con la geometría que se precise. El sistema también maximiza el aprovechamiento del espacio interior y permite construcciones en gran formato, con cúpulas que pueden superar los 120 metros de diámetro. La técnica Domo admite su ubicación bajo tierra o sobre una superficie ya construida, por ejemplo para cubrir un auditorio o una plaza de toros.
Con los años, Domo ha consolidado un servicio constructivo aplicable para cualquier edificación que requiera una gran luz: desde almacenes industriales o bodegas hasta proyectos arquitectónicos de gran formato, como museos o auditorios. Domo también estará en el próximo diseño de Niemeyer, el Puerto de la Música de Rosario (Argentina), entre otros proyectos arquitectónicos y de ingeniería industrial.


www.arquitectosdeleon.org
28/03/2011

Particular técnica de construcción de la cúpula del Centro Cultural Niemeyer, en Avilés

La empresa de ingeniería española Estructuras Domo ha sido una de las grandes protagonistas en el proyecto de construcción de la cúpula del Edificio Museo del Centro Cultural Niemeyer en Avilés, que se inaugura el domingo. La firma levantó dicha cúpula, de 55 metros de diámetro y 18 de alto, en apenas dos meses y trabajando únicamente desde el interior de la construcción. Ello contribuyó sensiblemente en la reducción del plazo de ejecución convencional y en el ahorro de costes.
La particular técnica de Domo es incluso más sorprendente que el corto espacio de tiempo que se requiere para montar una cúpula. La construcción comienza con un producto textil: una tela presurizada de PVC de gran resistencia que ocupa todo el perímetro de la construcción. Una vez anclada la estructura de cimentación, se insufla aire en su interior mediante equipos mecánicos hasta lograr que la membrana adquiera la geometría final de la cúpula.
Sólo resta trabajar con el hormigón. Siempre desde el interior de la construcción y gracias a un proceso continuo y evolutivo, se disponen en diferentes fases las capas de hormigón. El trabajo se realiza mediante la técnica de proyección y armaduras de acero hasta alcanzar los espesores requeridos.
El exterior puede quedar recubierto por el PVC, disponible en una amplia gama de colores, o en un acabado de hormigón, una vez removida la membrana. Con este procedimiento disminuye el impacto ambiental de la obra: al trabajar siempre desde el interior se reduce la contaminación acústica y la emisión de polvo a la atmósfera. Una construcción rápida que genera, además, una cantidad mínima de residuos en el entorno de la obra.

Ventajas
El sistema es rápido, sencillo y ahorra costes. Por otro lado, la membrana de poliuretano y demás materiales que se incorporan en el proceso de construcción, garantiza impermeabilidad y supone un buen aislante térmico y acústico. Resultan estructuras con una gran estabilidad y resistencia a los fenómenos de alta agresividad. Estas propiedades han convertido a Domo en una solución adecuada para silos donde almacenar materiales o productos a altas o bajas temperaturas.
A lo largo de sus 20 años de trayectoria profesional, la empresa ha construido una treintena de instalaciones de este tipo para almacenar clincker, el principal componente del cemento, agua y cereales, entre otros productos.
Junto a esta vertiente industrial, las estructuras Domo han empezado su camino en el sector de la arquitectura de la mano de Niemeyer. Su superficie de doble curvatura tiene un comportamiento óptimo frente a cargas puntuales y distribuidas, por lo que no simplifica la tipología de cimentación que se requiera. Además, la estructura permite que se abran huecos en cualquier punto de la bóveda con la geometría que se precise. El sistema también maximiza el aprovechamiento del espacio interior y permite construcciones en gran formato, con cúpulas que pueden superar los 120 metros de diámetro. La técnica Domo admite su ubicación bajo tierra o sobre una superficie ya construida, por ejemplo para cubrir un auditorio o una plaza de toros.
Con los años, Domo ha consolidado un servicio constructivo aplicable para cualquier edificación que requiera una gran luz: desde almacenes industriales o bodegas hasta proyectos arquitectónicos de gran formato, como museos o auditorios. Domo también estará en el próximo diseño de Niemeyer, el Puerto de la Música de Rosario (Argentina), entre otros proyectos arquitectónicos y de ingeniería industrial.

LA NUEVA ESPAÑA
27/01/2011

El Niemeyer pasa la reválida
El arquitecto Jair Valera concluye la supervisión de las obras del centro cultural y avanza que la técnica constructiva de la cúpula se copiará en Argentina.
Frotándose las manos para combatir el frío, el arquitecto brasileño Jair Valera realizó ayer la última visita a las obras del Niemeyer para supervisar en directo los detalles del centro cultural. Ahora ya sólo volverá para la inauguración, el 26 de marzo, porque los trabajos están ya definidos y en fase de remate. Valera, jefe de arquitectos del estudio de Niemeyer y director de la obra junto a los asturianos Roberto Alonso y Javier Blanco, se mostró muy satisfecho de los trabajos y tomó varias decisiones relacionadas con aspectos técnicos de la construcción.
Con la obra española a punto de finalizar, el equipo del Niemeyer trabaja en otros proyectos en países como Francia, Portugal y Argel. Pero también en América. Y es precisamente en un país sudamericano, Argentina, donde primero se copiará la técnica constructiva de la cúpula ensayada en Avilés. «Estamos en negociaciones con la empresa Domo para que también sea ella quien lo desarrolle», explicó Valera. El edificio en cuestión es el Puerto de la Música de Rosario. La técnica de la cúpula del museo avilesino -que ya se utilizaba anteriormente para edificios industriales y deportivos- consiste en inflar un gran globo con la forma del edificio, en este caso de 18 metros de altura, que se emplea como forma maestra. Desde el interior de ese globo se realiza el encofrado y la proyección de hormigón, en capas, hasta conseguir unos muros consistentes ahorrando así mucho tiempo de trabajo. El arquitecto brasileño aseguró que hay más proyectos que podrían copiar también este mismo sistema.
Jair Valera explicó, por otra parte, que la relación entre Avilés y Niemeyer continuará de la mano de las fundaciones Oscar Niemeyer y Centro Niemeyer (la primera brasileña, la segunda avilesina). «La idea es que estén ligadas», aseguró. El arquitecto aprovechó la visita a la ciudad para entrevistarse con la Alcaldesa, Pilar Varela, y también tuvo ocasión de hacer de guía del Niemeyer para el embajador brasileño en España, Paulo Cesar de Oliveira. «Quedó encantado con la obra», aseguró. Valera prometió volver para la inauguración. «Espero que esté menos frío, ya será marzo», sonrió.


www.lavozdeaviles.es
03/02/2009

La cúpula del Niemeyer emerge sobre la ría
Técnicos de Sedes y Domo Estructuras inflaron ayer la membrana que adopta la forma definitiva del edificio del museo.
Hoy no es un día cualquier en Avilés. Amanecerá para todos como un martes laborable, con la misma rutina, frío en el ambiente y posiblemente una lluvia pertinaz. Pero algo ha cambiado en el paisaje de la ciudad y ya nada volverá a ser igual al otro lado de la ría. Allí, a unos metros del muelle de San Agustín, emergió ayer el Centro Cultural Internacional Oscar Niemeyer con el sigilo de quien infla un globo y la ‘clandestinidad’ de la oscuridad al caer la tarde. Una gran cúpula blanca tomó su forma definitiva en apenas una hora y dibujó en el cielo avilesino un nuevo horizonte.
«Lo que se va a ver dentro de un año es lo que se va a ver dentro de una hora». Así definía el arquitecto redactor del proyecto de obra, Santiago Caicoya, el proceso de montaje de la gran cúpula que da forma al museo del Niemeyer, uno de los cuatro edificios que compondrán el centro cultural.
Pasaban unos minutos de las seis de la tarde y la lluvia concedía una tregua para inflar la membrana de poliuretano que será recubierta a partir de ahora por dentro para consolidar la cúpula. El solemne acto estaba programado por la mañana, pero el peso del agua acumulada sobre la estructura impedía el correcto funcionamiento de las bombas de aire.
El presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces, la alcaldesa de Avilés, Pilar Varela, el presidente de la Autoridad Portuaria, Manuel Docampo, el presidente de la Cámara de Comercio, Francisco Sumesa, y el primer teniente de alcalde, Fernando Díaz Rañón, hicieron un pequeño recorrido por las obras camino del edificio que albergará el museo mientras escuchaban con atención las explicaciones de Natalio Grueso, director de la Fundación, y representantes de la empresa Sedes y Domo Estructuras.
A pesar del intenso frío, la comitiva asistió durante poco más de una hora a todo el proceso de inflado de la cúpula y a los nervios de los encargados de ejecutar con éxito la maniobra Las balsas de agua acumulada en algunas zonas obligaron a utilizar procedimientos más tradicionales, como el achique de agua con calderos, pero nada impidió que se dibujara la cúpula en todo su esplendor.
La consejera de Cultura, Mercedes Álvarez, se incorporó al final del acto. Horas antes, en la reunión de patronos de la Fundación, había confirmado la apertura del centro en el verano de 2010, al igual que el aparcamiento subterráneo, cuyo proyecto estará finalizado «en tres meses».
Lo que aún no está decidido es el tipo de conexión peatonal entre el Niemeyer y el centro de la ciudad. La alcaldesa habló ayer de «pasarelas» como solución, aunque se está estudiando la forma idónea para cruzar la ría y las vías de tren. En cualquier caso, en una conversación informal con la alcaldesa y el arquitecto Santiago Caicoya, el presidente del Principado instó ayer a buscar «soluciones inmediatas» al respecto.
Eran las siete de la tarde de un lunes que pasará a la historia como el día en el que Avilés volvió a cambiar su imagen. Hoy no es un martes cualquiera. Hay mucho que ver al otro lado de la ría.


www.soitu.es
07/02/2009

La cúpula del Niemeyer se iza con un sistema pionero en arquitectura española

El Centro Cultural Oscar Niemeyer en Avilés cuenta con una nueva singularidad, una cúpula izada por un sistema pionero en la arquitectura constructiva en España y sólo utilizado en Estados Unidos, que consiste en una gigantesca membrana de PVC inflada que actúa como encofrado exterior.
El presidente del Principado de Asturias, Vicente Alvarez Areces, acompañado de la alcaldesa de Aviles, Pilar Varela, durante el recorrido que realizaron el pasado 2 de febrero por las obras del futuro Centro Cultural Internacional Oscar Niemeyer de Avilés en el que se hinchó una doble membrana de PVC sobre la que se inyectará hormigón que conformará la bóveda. EFE/Archivo.
En declaraciones a Efe, el arquitecto Roberto Alonso, uno de los directores de la obra y seis veces finalista al Premio Asturias de Arquitectura, ha explicado que se trata de un proceso constructivo que rompe totalmente con el método tradicional y que mejora además la impermeabilidad, el impacto ambiental y la respuesta ante fenómenos sísmicos y atmosféricos.
Así, ha informado de que un ejemplo de este tipo de construcción se encuentra en Estados Unidos en el estadio Supordome de Nueva Orleáns que se convirtió en el principal refugio de los damnificados del huracán Katrina.
El inflado de la membrana de PVC, que en este caso, da forma a una cúpula de 55 metros de diámetro y 18 metros de alto, se realizó esta semana y ahora se abre el proceso de hormigonado.
Por su parte, el ingeniero Juan Antonio Suárez, especialista en este tipo de sistemas y presidente de la empresa “Estructuras Domo”, encargada de la cúpula del Niemeyer, ha explicado que el sistema Domo permite la construcción de estructuras laminares de hormigón armado sin apoyos intermedios y sin encofrados, ya que es la membrana la que actúa de referencia.
Suárez ha insistido en que la membrana de PVC presurizada se comporta como encofrado exterior, pero queda integrada en el sistema y actúa como una protección extra.
Su capacidad micro climática convierte a estas estructuras Domo en candidatas perfectas para la proyección de bodegas, ya que su hermetismo mantiene las condiciones de humedad.
El ingeniero ha destacado que este sistema es “económico y respetuoso” con el medio ambiente y ha comentado que en Estados Unidos se ha ampliado su uso a desarrollos arquitectónicos como polideportivos, edificios religiosos, auditorios y complejos de ocio.
Este experto ha valorado que se trata de un método totalmente hermético, que elimina la emisión de polvo y la contaminación acústica y se muestra como una “estructura muy sólida y resistente a seísmos y huracanes”.
Además, ha dicho “abarata los costes de mantenimiento, la membrana queda como acabado exterior y puede tener el color que se quiera, si bien nosotros recomendamos la blanca porque se pierde en el horizonte y el impacto ambiental es aún menor”.
Sobre la cúpula de Niemeyer, ha asegurado que en dos meses estará lista para realizar las obras interiores frente a los seis meses de plazo que requeriría el uso del método tradicional.
Suárez ha recordado que si bien el método se desarrollo en Estados Unidos hace unos treinta años, nació en los albores de la primera guerra mundial con la construcción de búnkeres en Alemania.
El Centro Cultural Oscar Niemeyer, situado en una isla en medio de la ría de Avilés denominada la “Isla de la Innovación”, es un complejo cultural que contará, entre otros equipamientos, con un museo destinado a divulgar la memoria de los Premios Príncipe de Asturias y un auditorio y se prevé que esté inaugurado en el año 2010.


www.elconfidencial.com
02/02/2009

Izan la cúpula del Centro Niemeyer por medio de un novedoso sistema

Avilés, 2 feb (EFE).- La empresa SEDES, concesionaria de las obras del Centro Cultural Oscar Niemeyer de Avilés, ha izado esta tarde la cúpula de este nuevo equipamiento por medio de un novedoso sistema consistente en hinchar una doble membrana de PVC e inyectarle hormigón.
El presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces, y otras autoridades han seguido en directo la colocación de la cúpula del edificio, que pretende simbolizar la nueva centralidad de Avilés.
El gerente de SEDES, Santiago Caicoya, ha explicado que la cúpula de PVC que ya es visible desde la ciudad es la definitiva, aunque ahora se iniciará un proceso de encofrado por el interior de la misma para, finalmente, ser acabada exteriormente con pintura de resina.
Para construir la cúpula del Centro Niemeyer se emplea una estructura de hormigón armado de las bautizadas como “domo”, que permiten la ejecución de forma rápida de entramados de curvatura simple o doble, y que están especialmente adecuadas para resolver construcciones con grandes luces y potentes cargas horizontales.
Los trabajos de colocación de este tipo de estructuras se realizan siempre desde el interior de la propia cúpula, para lo que es necesaria una grúa de grandes dimensiones de la que se suspende una cesta con varios operarios.
Los trabajos comenzaron en torno a las 18:00 horas con el izado, extendido y abrochado de la membrana de PVC que soportará la cúpula, situada sobre las placas de anclaje que se colocaron previamente en la viga principal o anular.
A continuación, se presurizó la membrana, que sirve, en sí misma, como encofrado exterior.
Durante la ejecución se mantuvieron en marcha los potentes equipos de presurización y de inflado para garantizar la estabilidad de esta preestructura.
Las obras de construcción del complejo cultural comenzaron el pasado mes de abril con un plazo de ejecución inferior a dos años.
El presupuesto de adjudicación se eleva a 25.986.000 euros, que asume en su integridad el Gobierno del Principado de Asturias.
El Centro Cultural Internacional Oscar Niemeyer, que contará con un plan de mecenazgo que garantice su financiación, abrirá sus puertas en verano de 2010 y aspira a ser “una baza importante” en la candidatura conjunta de Oviedo, Gijón y Avilés a la Capitalidad Cultural Europea en 2016.
Este equipamiento cultural pretende convertirse en símbolo de la recuperación de un espacio y una comarca degradada por la actividad industrial y por la posterior reconversión siderúrgica.
El arquitecto brasileño Oscar Niemeyer, que cumplió recientemente cien años, cedió este proyecto, el único con que contará en España, a la Fundación Príncipe de Asturias con motivo del 25 aniversario de esta institución, que le distinguió con el Premio de las Artes en 1989. EFE av/lm/is

LA NUEVA ESPAÑA
11/03/2009

Jair Valera, Ana Lucía Niemeyer y Carlos Oscar Niemeyer, con la cúpula del museo al fondo

El equipo de Niemeyer quiere aplicar en otros proyectos la técnica de la cúpula avilesina

Los brasileños destacan la rapidez de ejecución que permite el hinchado de una membrana, que reduce de ocho a tres meses el plazo de obra.
El sistema de construcción de la cúpula del centro Niemeyer, en Avilés, mediante una membrana hinchable en cuyo interior se proyecta el material, puede marcar un antes y un después en la construcción de proyectos del arquitecto brasileño. El equipo de Oscar Niemeyer, que ayer supervisó el desarrollo de los trabajos, quiere emplear la técnica en otros proyectos. Jair Valera, Carlos Oscar Niemeyer y Ana Lucía Niemeyer -estos dos últimos son sobrino nieto y nieta del centenario arquitecto- visitaron las obras, y ponderaron las cualidades del sistema que permitió dibujar, de un día para otro, la silueta curva del museo. Valera, arquitecto jefe del estudio de Niemeyer y uno de los responsables de la obra asturiana -junto a los ovetenses Javier Blanco y Roberto Alonso- aseguró que es la primera vez que un diseño salido de las manos del brasileño Oscar Niemeyer se construye mediante el sistema «Domo».
«No conocíamos ese proceso», afirmó. El propio Oscar Niemeyer siente gran interés por la técnica. «Habla mucho de ese proceso», señaló Valera. El arquitecto tendrá que dar cuenta al centenario artista del avance de las obras. Ayer aseguró: «Los trabajos van bien, avanzaron bastante».
Valera y los dos descendientes de Niemeyer realizaron un recorrido por todo el solar y afirmaron que el sistema empleado para levantar la cúpula del museo es «impresionante» por la rapidez y por el acabado. De hecho, quieren estrechar lazos con la firma propietaria del sistema. «Hemos invitado a la empresa responsable, Estructuras Domo S.A., a ir a Brasil, allí se hacen muchas cúpulas», dijo Valera. Hasta ahora, construir una hemiesfera como la que se incluye en el centro Niemeyer de Avilés llevaba un tiempo de entre siete y ocho meses. Utilizando el sistema de membrana basta con tres, por lo que el ahorro es considerable.
La última vez que los brasileños pisaron la ciudad fue hace tres meses. Sin embargo, el arquitecto jefe del estudio de Niemeyer afirmó que a partir de ahora las visitas tendrán que ser más frecuentes, para acompañar el avance de la obra. La fecha prevista de fin de los trabajos sigue siendo el verano de 2010. El único elemento que falta por definir es el aparcamiento, cuya construcción se decidió recientemente. «Hay que pensar que es necesario un aparcamiento, y ahora ya se disiparon las dudas y estamos a tiempo de construirlo», explicó el arquitecto brasileño.
Jair Valera y Carlos Oscar Niemeyer estuvieron en la ciudad varias veces desde que se presentó el equipamiento cultural; sin embargo es la primera vez que se desplaza desde Brasil Ana Lucía Niemeyer, directora de la Fundación Oscar Niemeyer. Los tres brasileños aseguraron que Oscar Niemeyer, ya centenario, se encuentra perfectamente de salud y que sigue trabajando cada día en sus proyectos. Actualmente prepara un museo para las islas Azores (Portugal), así como una biblioteca para Argel y una plaza en Kazajistán, pero no por ello pierde de vista el equipamiento cultural que lleva su nombre y que ya comienza a cobrar forma en la margen derecha de la ría avilesina.

LA VOZ DE AVILÉS
10/03/2009

El equipo de Niemeyer alaba el ritmo de las obras y dice que «la geometría de la cúpula es exacta»

El arquitecto Jair Valera supervisó ayer los trabajos y mostró su sorpresa con el buen resultado del sistema de membrana de PVC.
Anunció que se dará el mismo tratamiento final al resto de edificios. «No conocíamos el sistema empleado por Estructuras Domo S.A., para instalar la cúpula del museo y estamos muy sorprendidos porque representa la geometría exacta del proyecto». Así valoraba ayer en Avilés el estado de las obras del Centro Niemeyer Jair Valera, jefe del estudio de Oscar Niemeyer. El experto visitó las obras del equipamiento junto a dos nietos del arquitecto brasileño, Carlos Oscar Niemeyer, administrador, y Ana Lucía Niemeyer, directora de la Fundación Niemeyer. Allí fueron informados del estado de los trabajos por el arquitecto de Sedes, Santiago Caicoya, directivos de la empresa y técnicos de la Consejería de Cultura.
La reunión de ayer a pie de obra forma parte del plan de trabajo conjunto entre el estudio brasileño y la empresa que ejecuta los trabajos. Pero en este caso tenía la particularidad de pulsar la opinión de los autores del proyecto original acerca del resultado de la instalación de la cúpula del museo. Jair Valera expresó al término de la visita a LA VOZ DE AVILÉS su sorpresa ante la aplicación de un sistema pionero en Asturias y desconocido hasta ahora para el estudio brasileño. Si la principal preocupación del arquitecto Santiago Caicoya era respetar las formas diseñadas por Oscar Niemeyer, las palabras de Valera a este periódico no pueden ser más alentadoras. «Es exacta, como se diseñó», afirmó el arquitecto. Su satisfacción es tal que, ante la pregunta de LA VOZ sobre el acabado del resto de edificios para garantizar las condiciones de limpieza de las fachadas, añadió que «habíamos previsto una pintura específica, especial, pero ante el resultado de la membrana de PVC de la cúpula del museo se revestirá el resto de edificios igual. El objetivo es dar continuidad al conjunto y así simplemente con la lluvia o aplicando agua se garantiza el correcto mantenimiento de las fachadas».
Menos técnicos, pero más efusivos, se expresaron Carlos Oscar y Ana Lucía tras ver la cúpula. Los nietos de Oscar Niemeyer coincidieron al utilizar adjetivos como «perfecta, fantástica, adelantada...». «El interior es sorprendente, va a ser un espacio expositivo espectacular», añadió el administrador del estudio arquitectónico de Niemeyer.
En cuanto a la marcha del resto de los trabajos, Jair Valera afirmó ayer que «desde la última vez que estuvimos en Avilés se adelantó mucho, el ritmo de las obras es muy bueno y rápido». El jefe del equipo del arquitecto brasileño mantendrá en los próximos dos días reuniones en Oviedo con la dirección de obra de la empresa Sedes para concretar algunos aspectos técnicos. También participarán en estos encuentros técnicos de la Consejería de Cultura del gobierno regional, quienes supervisan la ejecución del equipamiento cultural.

LA VOZ DE AVILÉS
25/01/2009

La empresa Domo aplicará un sistema pionero en Asturias que consiste en inflar una membrana de PVC como encofrado exterior, que adoptará la imagen definitiva del edificio destinado al museo.
Este método permite reducir el plazo de ejecución de dos a tres meses.
El proceso de instalación tiene una duración de una hora y la estructura queda fijada en un día.
El revestimiento de poliuretano garantiza las condiciones de impermeabilidad.
Será una sorpresa para los convencidos, un motivo de fe para los incrédulos y una fuente de conocimiento para los especialistas en la materia. En un plazo de siete días (si las condiciones climatológicas lo permiten), el paisaje urbanístico de Avilés tendrá un nuevo elemento, revolucionario en sus formas, innovador en el método de ejecución y simbólico en su significado para el futuro de la ciudad. El Niemeyer dejará de ser un dibujo en una maqueta para emerger por primera vez tras esas montañas de escombros que hasta el momento apenas permiten vislumbrar al otro lado de la ría las obras de construcción del centro cultural internacional. La cúpula de su edificio destinado a museo crecerá desde el suelo y, en apenas una hora, adoptará su estructura definitiva.
Tal y como se vea por fuera a finales de la próxima semana, así será uno de los edificios emblemáticos del Centro Niemeyer. La culpa de este ‘milagro’ la tendrá la empresa adjudicataria de las obras, Sedes, que ha apostado por aplicar de forma pionera en Asturias una técnica que consiste en el inflado de una membrana de material de PVC que adoptará en su exterior la forma definitiva de semiesfera que presentará el edificio del museo. Se trata de un método que se considera «revolucionario» en el sector de la construcción.
La empresa que instalará el globo es Estructuras Domo, con amplia experiencia en la aplicación de este sistema que permite la construcción de estructuras laminares de hormigón armado mediante la utilización de una membrana de PVC presurizada que actúa como encofrado exterior. Sedes tiene previsto inflar la cúpula del museo del Niemeyer a finales de la próxima semana, aunque son necesarias unas condiciones climatológicas, como la ausencia de viento fuerte, lo que podría retrasar la maniobra.
La instalación del globo de PVC con la forma definitiva del museo tiene una duración aproximada de una hora. Además, de forma inmediata Sedes comenzará la aplicación en su interior de una capa homogénea de hormigón y hierro, por lo que en apenas 24 horas la cúpula quedará construida sin necesidad de hacer ningún tipo de apuntalamiento.
En el caso de que haya pérdidas de aire en este proceso, la estructura Domo incorpora una exclusa con ventiladores que van reponiendo el volumen necesario para completar la construcción de la semiesfera.
Las estructuras Domo son de hormigón armado, que permiten la ejecución de forma rápida y sencilla de estructuras de simple vista y doble curvatura, especialmente adecuadas para la resolución de grandes luces y potentes cargas horizontales. El proceso constructivo es «evolutivo y auto equilibrado», como explica la empresa que se encarga de su suministro, utilizando como elemento auxiliar una lámina presurizada de PVC, pretensada y de alta resistencia, que queda incorporada a la construcción como acabado en su cara exterior. Estas estructuras son láminas de hormigón conformadas por superficies de simple o doble curvatura, lo que otorga a la bóveda un excelente comportamiento frente a cargas puntuales y distribuidas. Esto mejora la respuesta ante los fenómenos sísmicos, atmosféricos y otras eventualidades naturales.
La posibilidad de incorporar espuma de poliuretano en el proceso de construcción optimiza el aislamiento térmico del interior. Se reduce la posibilidad de fenómenos de condensación. Además, la membrana exterior es por sí misma impermeable, lo que refuerza la capacidad impermeabilizadora del poliuretano, a lo que hay que sumar la de la espesa capa de hormigón que supone la propia bóveda.

Limpieza
En cuanto a las complicaciones de limpieza de su exterior que puede suponer la cercanía de las baterías de cok, la cúpula del museo incorpora un tipo de resina que favorece su mantenimiento, aunque no se garantiza la reducción total del impacto que tendrá la contaminación ambiental de las instalaciones de ArcelorMittal.
El museo del Niemeyer es uno de los cuatro edificios emblemáticos del equipamiento cultural que se construye junto a la ría. Este espacio museístico ocupa algo más de 4.000 metros cuadrados bajo una semiesfera y estará dedicado, entre otros fines, a preservar y divulgar la memoria de los Premios Príncipe de Asturias.
El diseño del centro cultural se completa con un auditorio, una torre mirador con un restaurante en su parte superior y un edificio destinado a servicios administrativos.

LA NUEVA ESPAÑA
03/02/2009

El Niemeyer revela ya su contorno con el hinchado de la lona que cubrirá la cúpula

La hora del crepúsculo fue ayer, para Avilés, la del amanecer de la era Niemeyer. La enorme cúpula de lona de 18 metros de altura que delimita los contornos del edificio del museo del Centro Niemeyer se alza ya en la margen derecha de la ría, después de que las lluvias persistentes retrasaran el despliegue de la carpa hemisférica. El resultado final no brilló hasta que cayó la noche y la cúpula quedó iluminada desde el interior. La silueta de la ciudad tiene desde ayer una nueva curva.
La cubierta de lona servirá de encofrado para construir la cúpula de uno de los cuatro edificios que conformarán el Centro Niemeyer. El sistema constructivo empleado es pionero en Asturias y también es la primera vez que se utiliza en un edificio de estas características, ya que hasta ahora sólo se había empleado para silos y depósitos de agua.
El inflado de la cúpula de PVC citó en la parcela del Niemeyer al presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces, y a los miembros del patronato de la Fundación, que se habían reunido por la mañana. Álvarez Areces calificó de «emblemático» el día de ayer por lo que supone para el avance de las obras del centro cultural de la ría.
La comitiva presidida por Álvarez Areces asistió al inflado de la cúpula que ejecutó Domo, que también suscitó el interés de los propios trabajadores, que inmortalizaron con sus cámaras el momento. Dos potentes bombas de aire situadas en el interior desplegaron en poco más de una hora la membrana de PVC que será la «piel» del museo: lo impermeabilizará exteriormente y quedará recubierta por la capa final de pintura de resina que rematará todos los edificios. Según explicó el gerente de Sedes, Santiago Caicoya, desde el interior de la membrana se proyectará primero una capa de poliuretano de alta densidad para que el caparazón quede rígido, y otra capa fina de cemento para colocar los anclajes. El siguiente paso será colocar el armazón, y finalmente se proyectará el hormigón. Es decir, la lona hace las veces de molde colocado boca abajo, y desde el interior se irán instalando los materiales. En total, serán unos cuatro meses de trabajo.

LA VOZ DE ASTURIAS
03/02/2009



El Niemeyer luce cúpula

Domo instaló ayer en Avilés la membrana de.PVC que coronará el edificio central del complejo.Varias pasarelas peatonales conectarán el centro de la ciudad con el edificio, que abrirá en el 2010.
El Niemeyer ya se deja ver en Avilés. A última hora de la tarde de ayer la cúpula del edificio central del centro cultural apareció, casi por arte de magia, en la margen derecha de la ría convirtiendo en realidad el más ambicioso de los proyectos de la ciudad de los últimos años. Algo más de una hora fue lo que tardaron los operarios de Sedes en ´hinchar´ la cubierta de PVC de forma semi curva, característica que se ha convertido en la imagen más famosa del conjunto de edificios diseñados por el arquitecto brasileño.
Representantes del gobierno del Principado, encabezados por el presidente, Vicente Alvarez Areces, del Ayuntamiento de Avilés, de la Fundación Centro Niemeyer, del Puerto y de la Cámara de Comercio participaron en este acto en el que se utilizó un novedoso sistema que agilizará la construcción del edificio. Pocas horas antes Pilar Varela anunciaba la creación de varias pasarelas peatonales que conectarán el centro de la ciudad con la parcela del Niemeyer. Aún no se ha decidido cuantas se harán ni donde se ubicarán, ya que el consistorio trabaja en el tema.

CUBIERTA DEFINITIVA. Ayer se instaló la carpa con la forma definitiva de la cúpula y durante los próximos tres meses se construirá su interior. En este caso se hará el proceso contrario al que suele hacerse ya que lo habitual es empezar por el interior del edificio y que lo último sea el exterior. En este caso, con la cubierta ya instalada, se procederá a consolidarla desde dentro.
A partir de hoy, y en el interior, se proyectará una capa de poliuretano de alta densidad de unos tres o cuatro centímetros, “para que quede rígida”, indicó Santiago Caicoya, gerente de Sedes. Después se dará una capa “fina” de cemento, donde irán los anclajes de la armadura. Por último, y mediante mangueras, se proyectará el hormigón definitivo. Por lo que se refiere a la capa exterior se mantiene la cubierta de PVC que es visible desde ayer y sobre ella se aplicarán unas pinturas especiales, tanto para soportar las condiciones climatológicas como la polución que podría recibir de las industrias cercanas.
La lluvia registrada durante el fin de semana, sobre todo en la mañana de ayer, retrasó el hinchado de la cubierta del edificio. Hubo momentos en los que la lona llegó a sostener hasta cinco toneladas de agua, por lo que se aprovechó el respiro que el cielo dio por la tarde. Mientras dos bombas insuflaban aire desde el interior, los empleados achicaban con cubos el agua que cubría parte de la lona.